27 junio, 2010

La sospecha


Un hombre que había perdido su hacha sospechaba que el hijo de su vecino la había robado. Observaba al muchacho - su forma de caminar, la expresión en su rostro, su modo de hablar- y a su entender todo en su aspecto y su conducta indicaba que el muchacho era el ladrón.

Poco después, el hombre encontró el hacha mientras revisaba su bodega. Cuando volvió a ver al hijo de su vecino, nada en la conducta del muchacho parecía sugerir que él había robado el hacha.


Lie Yukou

(Taoísta chino, autor del “Liezi” o “Libro de la perfecta vacuidad”. Vivió alrededor del año 350 antes de Cristo. Se sabe poco de su vida. Puesto que no es mencionado por los principales historiadores, se ha sugerido que en verdad fue un personaje inventado por Chuang Tzu)


4 comentarios:

Marcelo dijo...

Lo tendré especialmente en cuenta la próxima vez que pierda mi hacha.
Un abrazo

PD: me pregunto si te gustará Gómez de la Serna

machadolens dijo...

Bueno, 2360 años después, el final me resulta un desacierto. Yo hubiera terminado poniendo: "Cuando volvió a ver al hijo de su vecino, continuaba su sospecha". Eso me resulta más intrigante y cuestionador.
De todos modos, gracias por la entrada. Te sigo leyendo. Saludos. G.

Gervasium dijo...

Esto es oriental o no es nada.

Víctor dijo...

Me gustó el cuentecillo, Eduardo, pero me gustó más la nota al pie en la que se lee que el autor es quizás un personaje inventado. Un saludo.