14 junio, 2010

Escuela de libreros



Un artículo de Laura Casanovas, publicado ayer en el diario argentino La Nación, da cuenta de una interesante iniciativa que muy pronto se pondrá en marcha en Buenos Aires: una escuela para formar libreros. Lo que sigue es un extracto de la nota:


"Quien entra en una librería no es sólo un cliente: es una persona con inquietudes. Y tiene que haber mucha responsabilidad del librero de saber qué aconsejar para leer." Estas reflexiones, expresadas con gran convicción, pertenecen a Miguel Fochesatto, quien ejerce el trabajo de librero desde hace más de 30 años.

Con la idea de recuperar la importancia del librero en la formación de lectores, en agosto abrirá la primera escuela de libreros del país, organizada por la Cámara Argentina de Papelerías, Librerías y Afines (Capla), la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref) y el apoyo de la Secretaría de Cultura y del Ministerio de Trabajo nacionales. La propuesta está dirigida a personas con experiencia laboral o sin ella, y con secundario completo.

Durante un cuatrimestre, los alumnos cursarán ocho materias, con una frecuencia de dos veces por semana y de cuatro horas por día. Habrá asignaturas de cultura general, como Historia de la Cultura e Historia de la Producción Bibliográfica, y otras específicas, como Gestión de la Librería, Comunicación y Atención al Público y Composición de las Librerías Especializadas.

El curso es gratuito y ya hay más de 200 inscriptos, mientras que por el momento sólo hay 40 lugares. "Estamos enviando un cuestionario para hacer la selección de los 40 primeros. Se valorará la experiencia previa en trabajo de librería y tendremos en cuenta un porcentaje de jóvenes que estén sin trabajo en este momento", explicó Rodolfo Hamawi, director de Industrias Culturales de la Secretaría de Cultura de la Nación.

Este primer curso se dictará en el Centro Cultural Borges, que es la sede porteña de la Untref, y se está evaluando la posibilidad de abrir un segundo curso en la sede universitaria de Caseros.

Asimismo, en estos días se acaba de acordar la apertura de una escuela de libreros en la ciudad de Córdoba. "Cerramos un acuerdo con la Cámara de Librerías, Papelerías y Afines del Centro de la República (Calipacer), para que funcione la escuela de libreros en la ciudad de Córdoba a partir de marzo, y estamos en tratativas con libreros de Rosario", contó Hamawi.

Buenos Aires, con sus más de 350 librerías, es la ciudad con mayor número de locales de la región.


Versión completa del artículo, aquí.


4 comentarios:

Víctor dijo...

Aunque me pilla a miles de kilómetros, es sin duda una gran iniciativa. Hace años que trabajo en una librería de viejo y puedo asegurar que un librero no es ni de lejos un vendedor de libros. Es mucho más.

Un saludo, Eduardo.

Gervasium dijo...

Podría llevar el nombre de Héctor Yánover.

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola!
Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat19@hotmail.com

Exitos con tu blog.
Un beso
Catherine

Anónimo dijo...

Soy librero, pero antes, trabajador. Y después, una persona que está por perder su trabajo.
La iniciativa parece interesante, pero lo primero que me viene a la cabeza es qué ventaja supone la institucionalización de un mercado laboral para el simple lector desempleado, o el universitario sin empleo, posibles libreros, oficio que debe cultivarse en casa o con amigos, probablemente desde que se aprende a leer.

Por otro lado, cómo se estudiaría, o qué atención se le prestaría al problema del canon, tan sensible a toda institución, y que definen la oferta y demanda del libro.

Por experiencia sé que las librerías que fracasan son las que dan libertad de criterio a sus vendedores, y que los dueños de las librerías que tienen éxito no aman sus libros. O la literatura.

Me encanta tu blog, sobre todo porque veo una forma de leer que se da sin el yugo de esos dos últimos temas que señalaba (canon y mercado), o al menos lo hace con linda libertad.

Abrazo.