30 marzo, 2010

Escribir según Theodor Adorno


Theodor ADORNO


Primera medida precautoria del escritor: observar en cada texto, en cada pasaje, en cada párrafo si el motivo central aparece suficientemente claro. El que quiere expresar algo se halla tan embargado por el motivo, que se deja llevar sin reflexionar sobre él. Se está "con el pensamiento" demasiado cerca de la intención y se ovida decir lo que se quiere decir.


Ninguna corrección es tan pequeña o baladí como para no realizarla. Entre cien cambios, cada uno aisladamente podrá parecer pueril o pedante, pero juntos pueden determinar un nuevo nivel del texto.


Cuando muchas frases parecen variaciones de la misma idea, a menudo simplemente significan diferentes tentativas de plasmar algo de lo que el autor aún no es dueño. En cuyo caso debe elegirse la mejor formulación y con ella seguir trabajando.


El escritor no puede aceptar la distinción entre expresión bella y expresión exacta. Ni debe creerla en el receloso crítico ni tolerarla en sí mismo. Si consigue decir lo que piensa, en ello hay ya belleza.


El fárrago no es ningún bosque sagrado. Siempre es un deber eliminar las dificultades, que sólo surgen de la comodidad en la autocomprensión.


Theodor W. Adorno, "Minima moralia"

5 comentarios:

hugo dijo...

Hola Eduardo:

De toda esta serie de "Escribir con..." creo que, por primera vez, estamos lejos de la sentencia y muy cerca del juicio matizado.

Se advierte, enseguida, no sólo la palabra del ensayista, sino su experiencia como tal. Su empeño consiste en proporcionar pautas válidas para la corrección del discurso y el texto (se habla de "motivo central" -del párrafo- de "nuevo nivel del texto" o "elegir la mejor formulación...").
De todos modos, no está de más que nos apliquemos sus sugerencias, aunque la opción creativa sea narrativa o la poesía.

Eduardo, es de agradecer que en estos tiempos de zozobras ideológicas te acuerdes de traer la palabra de don Theodor Adorno.
Tan escarnecido, en más de una ocasión por gentes que no conocen ni las solapas de sus libros.-A veces, parece que Adorno y no lo nazis se hubiera cargado a Benjamin-. Tan ignorado en y por la Universidad española... y claro, así no luce pelo por aquí.

salut,

hugo

Eduardo Berti dijo...

Gracas por tus últimos comentarios, querido Hugo. Me alegra mucho que te gustara el sitio de Leo Maslíah. Un abrazo,

Eduardo

Anónimo dijo...

Eu só queria fazer um breve comentário para dizer que eu estou feliz por ter encontrado o seu blog. Graças

Anónimo dijo...

Veramente molto bello io probabilmente scaricarlo. Grazie

Anónimo dijo...

Necesidad de mantener las pruebas de mi blog. No funciona como yo lo quiero todavía. Thx por el tema. Tal vez esto lo mío para mirar mejor.