04 febrero, 2010

El rey y el narrador de cuentos



Fábula de Petrus Alfonsi

Cierto rey tenía un narrador que solía contar cada noche cinco historias. Una noche, el rey no podía dormirse y pidió escuchar algunos cuentos más. El le contó tres cuentos más, pero breves. El rey pidió otros, pero el narrador se negó: le parecía, en realidad, que ya había contado muchos.

-Me has contado muchos cuentos, pero todos ellos muy breves –dijo el rey-. Quiero uno que tenga muchas palabras y entonces te dejaré ir a dormir.

El narrador aceptó y comenzó así:

-Un paisano, que poseía mil monedas, fue a una feria donde compró dos mil ovejas, a seis denarios cada una. Mientras volvía, se produjo una gran inundación. Muy preocupado porque no había puente ni podía vadear el río desbordado, el paisano se puso a buscar un modo de cruzar a la otra orilla con sus ovejas. Encontró finalmente un pequeño barco en el que, aparte de él, tan sólo cabían dos ovejas. Obligado por la necesidad, cargo allí dos ovejas y cruzó con ellas.

Al llegar a este punto, el narrador se durmió. Sin embargo, el rey lo despertó y le ordenó que terminara el cuento.

-Se trata de un río muy ancho, de una embarcación muy pequeña y de un rebaño innumerable –argumentó el narrador-. Deja que el paisano cruce todas las ovejas. Cuando él termine, proseguiré esta historia que he comenzado.



Petrus Alfonsi:

Su verdadero nombre era Moses Sefardí. Nació en Huesca en 1062 y murió alrededor de 1110. Fue escritor y astrónomo. Trabajó a las órdenes del rey Alfonso VI de Castilla. Adaptó en su “Disciplina clericalis” diversas fábulas de origen oriental, además de escribir un libro sobre su conversión al catolicismo: “Dialogus contra iudaeos”.


1 comentario:

hugo dijo...

hola Eduardo:

Gracias por rescatar y publicar esta pequeña joya.
...Y aún hay gente que sigue creyendo que el microrrelato es toda una expresión de modernidad (¿o "modelnidad") narrativa. Don Moses mezcla sin rubor, pero sin ninguna alaraca, magia y metaliteratura en la resolución de su relato y, por supuesto, nos sorprende.
A veces creo que, sin advertirlo, repetimos a Pierre Menard en cada microrrelato que escribimos...¡¡Pero si Mosés Sefardí ya lo había escrito en pleno S.XI

¡Ah! Supongo que Jorge Luis no desconocía a este autor,¿o no?

salut,
hugo