02 enero, 2010

Hasta el final


Decía el joven Lukács a Leo Popper: "Cuando algo se ha vuelto problemático (...), la salvación no puede venir más que de la radicalización de la misma problemática, de un marchar hasta el final de toda problemática".

Para el ensayista no se trata, en suma, de enunciar un problema, el primero o el último que se le ocurra, sino de llevar hasta su máxima "tensión" a cada problema que, de un modo u otro, le impone la vida diaria, la sociedad y el tiempo histórico. Lo que se suele llamar "problemas teóricos" no son, en verdad, abstracciones, sino, al contrario, cuestiones siempre urgentes, radicalmente urgentes para todo hombre cuya vida esté orientada al reconocimiento del origen problemático de toda realidad humana.

Esta permanente conducción de cada problema a su máxima "tensión", hasta sus últimas consecuencias, opone esencialmente al ensayista a la cultura instituida, al conformismo de la doxa y a lo pensado anteriormente.

Martín Cerda: "La palabra quebrada (ensayo sobre el ensayo)", publicado por Veintisiete Letras.


3 comentarios:

Lucio dijo...

¿Como lo consigo?

Eduardo Berti dijo...

Hola, estimado Lucio. El libro es fácil de conseguir en España, pero no sé por qué intuyo que estás en Argentina... En ese caso, me temo que dependerás de la audacia de algún librero (como la gente de Eterna Cadencia) o de algún amigo que viaje... Qué locura esto de que los libros a veces sean tan difíciles de conseguir.

Lucio dijo...

Eduardo: intuís con acierto, estoy en la Argentina. Voy a hablar con algún librero, porque viajar a España, ni yo mis amigos por ahora. ¿Sabés una cosa? Yo siempre pienso lo mismo, es muy raro que nos pase esto con los libros. ¿Cuándo irá a cambiar? Sé que hace poco se promulgó la Ley del libro, pero no sé qué beneficios nos puede traer a los lectores. Si vos tenés idea, te voy agradecer que me cuentes.