17 noviembre, 2009

Regalos



Cuando la gente va amasando una fortuna, sus exigencias y su nivel de vida aumentan en forma proporcional, pero sus instintos en materia de regalos suelen permanecer en las condiciones subdesarrolladas de esos tiempos lejanos. Piensan que un regalo ideal es vistoso y no muy caro. Por eso, hasta las mejores tiendas tienen sus mostradores y vidrieras llenos de cosas que deberían costar alrededor de cuatro peniques, que lucen como si valieran setenta y seis y que ellos venden por diez como un regalo conveniente.


Saki, "Pieles" (fragmento del cuento).

Este cuento de Saki integra la antología "Felicidades (Los mejores cuentos de cumpleaños)" que he realizado para la editorial La Compañía, Buenos Aires, Argentina. La antología incluye también cuentos de Stephen Crane, Etgar Keret, Brander Matthews, Juan José Morosoli, Liliana Heker, Oscar Wilde y Mati Unt, entre otros.

5 comentarios:

Velas a Balzac dijo...

There is, for instance, the female relative in the country who ‘knows a tie is always useful’, and sends you some spotted horror that you could only wear in secret or in Tottenham Court Road. It might have been useful had she kept it to tie up currant branches and have served the double porpouse of supporting the branches and frightening away the birds.
SAKI, Reginald on Christmas Presents

Eduardo Berti dijo...

Yes, Sir.

El Gato dijo...

¿Está el que Drummond puso en su "Cadeira de balanço"? Si no es así, sugiero incorporarlo para una próxima edición.

Un saludo.

Eduardo Berti dijo...

No está, Gato. Pero lo incluiremos en la edición aumentada (eso espero... que le vaya bien y haya otra edición)

Un abrazo

Lucio dijo...

Felicidades.