08 noviembre, 2009

Pájaros en los cables



Un texto publicado el sábado pasado, en ADN (La Nación, Argentina), por Carlos Guyot.

Jarbas Agnelli se levantó y, como cada mañana, se dispuso a tomar el desayuno mientras hojeaba el diario. Ese día O Estado , el principal diario de San Pablo, incluía en su interior una foto en la que Jarbas escuchó música. Treinta y ocho pájaros descansando sobre cinco cables de electricidad. En esa imagen, el director de cine publicitario y músico amateur brasilero vio el pentagrama y las notas, la recortó, se sentó en su piano y dejó que los pájaros le dictaran la melodía. "Era una melodía simple y dulce -dice- y entonces decidí componer a partir de ella un arreglo clásico." Luego hizo un video (en el que claramente se ve el modo en que cada nota se corresponde con cada pájaro) y lo subió a Vimeo, una plataforma para compartir videos online. Desde entonces, su pequeño experimento se convirtió en una gran lección del modo en que la intuición creativa cobra vuelo a caballo de la revolución digital.

El video, titulado Birds on the wire , fue visto por casi un millón de personas, comentado por más de 250 y tendrá su versión cantada para la que el propio músico escribió la letra. Además, Agnelli intentará replicar la experiencia de manera colaborativa en el sitio birdsonthewire.com , donde permitirá que los usuarios suban sus fotos de pájaros sobre cables y que otros se animen a interpretar las melodías y componer temas a partir de ellas.

"La repercusión de este pequeño experimento se debe a la existencia de Internet y a la fuerza de las redes sociales", dice el realizador. De hecho, Facebook y Twitter fueron los principales motores de su propagación.

El video revela hasta qué punto la revolución digital, en su capacidad de traducir todo (texto, imagen, audio y video) a ceros y unos, diluye las fronteras de las disciplinas artísticas tradicionales y hace que para las nuevas generaciones aprender a editar video o música sea tan sencillo como hace décadas, para otros, fue aprender a usar una máquina de escribir.


El video puede verse en: http://www.vimeo.com/6428069

3 comentarios:

Amaia dijo...

Fantástica y deseable composición!Una partitura casi perfecta.

Concha dijo...

Siempre he pensado que la intuición creativa proviene de la naturaleza. Cuanto más se acerca el hombre a ella, la obra es más perfecta. Siempre que puedo escucho las melodias únicas de los pájaros, en la madrugada cuando el hombre aun no ha hecho acto de presencia.
Me encanta tu página. Te invito a visitar mi blog de relatos paralelos, de arte, cultura y sueños
Un saludo.
http://conchahuerta.wordpress.com

hugo dijo...

Hola Eduardo:

He leído un par de veces la nota de Carlos Guyot intentando dilucidar cual es el objetivo de su publicación y creo que pone en claro dos aspectos de un mismo asunto:el acto creativo. Por una parte aborda ese encuentro casual entre Agnelli y una fotografía.Por otro lado, más de la mitad del artículo, es una reflexión acerca del soporte del resultado de su creación desde que cuelga la pieza musical en Vimeo: "...su pequeño experimento se convirtió en una gran lección del modo en que la intuición creativa cobra vuelo a caballo de la revolución digital".
Es decir, sin la fotografía nunca se hubiera acordado de los pájaros y, en ese sentido, el fotógrafo es también parte del éxito, la tan manida "naturaleza", aquí pinta un papel secundario -siento disentir con Concha- a la hora de componer , a no ser que seaqmos tan ingenuos de creer que Agenlli salió al campo a buscar pájaros a los que escuchar y en todo caso grabar y luego los tradujo al pentagrama

Pienso que la reflexión de fondo y, de hecho la conclusión no deja dudas, es que el resultado de un acto creativo sin un soporte adecuado e imaginativo, ahí se queda, clandestinamente inédito.

Para finalizar, no sé cual ha sido el resultado musical de todo esto, se supone que algo parecido a un poema sinfónico, que suele venir lastrado de mucha alegoría, pero como no he escuchado "Birds on the wire", no tengo opinión.

Por otro...¡¡Gran el fotógrafo!!
Me gustaría conocerlo, creadores así no se encuentran todos los días.

salut,
hugo