05 octubre, 2009

Doble labor


Cuánto se sorprendería el público si supiera que todo escritor digno de ese nombre es el más severo crítico de su libro antes de que éste caiga en manos de los reseñadores. El hombre que ha escrito una página con todo su fervor es el mismo que al día siguiente se sienta y la juzga sin piedad. ¡Qué fascinante debe de resultar un arte que exige y obtiene esa doble labor!

Wilkie Collins, "La túnica negra" (traducción de Damián Alou)


7 comentarios:

Gervasium dijo...

¿Este libro de Wilkie Collins les llegará a los talos a La piedra... y la Dama...?

Eduardo Berti dijo...

No, Gervasium, no es tan magistral como aquellos dos. Pero es un muy buen libro, no obstante. Los grandes escritores tienen eso: que hasta sus libros "menores" suelen ser de gran nivel, no es cierto?

Gervasium dijo...

Es cierto, y W. Collins es un gran escritor. Ya que estamos: felicitaciones por la nueva publicación de La Compañía (qué buen traductor de Wilcock es Guillermo Piro).

Eduardo Berti dijo...

Gracias! Estamos muy felices con este nuevo libro, y tener a Guillermo como traductor es un lujo!!!

Víctor dijo...

Ese es el gran problema, Eduardo: los escritores son muy críticos y los críticos poco lectores.

Un saludo.

LEO MARES dijo...

Muy cierto lo que dice ese párrafo. Un abrazo

Eduardo Berti dijo...

No está mal el juego de palabras, Víctor, aunque hay honrosas excepciones (por suerte para todos!). Otro abrazo