20 julio, 2009

La ausencia

A las nueve y cincuenta y tres de la mañana del 18 de julio de 1994 una bomba estalló frente al edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina, la AMIA, ubicado en la calle Pasteur 633, en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. La explosión destruyó por completo el edificio de siete pisos y asesinó a 85 personas. En la AMIA se realizaban actividades civiles y sociales exclusivamente. Los autores materiales e intelectuales de la masacre continúan libres.

En homenaje a los fallecidos y en busca de justicia, Santiago Porter hizo un trabajo denominado "La ausencia". Algunos ejemplos:



Daniel y Gaby son el viudo y la hija de Silvana Alguea de Rodriguez. Silvana tenía 28 años y era asistente social. Trabajaba en el servivio social de la AMIA. Cuando su mamá murió, Gaby tenía 8 meses. Esta era la cámara de fotos de Silvana.


Carlos es el padre de Marisa Raquel Said. Marisa tenía 22 años.
Era estudiante de Ciencias de la Educación y trabajaba en la recepción de la AMIA.
Su padre conserva esta tarjeta que Marisa escribió con algunas reflexiones sobre su vida.




Rosa es la mamá de Sebastián Barreiros. Cuando explotó la bomba, minutos antes de las diez de la mañana del 18 de julio de 1994, Sebastián pasaba de la mano de su mamá por la puerta de la AMIA. Tenía cinco años y esta era su pelota de fútbol