27 julio, 2009

Aspecto y mirada



Durero fue el primer pintor obsesionado con su propia imagen. Nadie antes de él había pintado tantos autorretratos. Entre sus obras tempranas se encuentra un autorretrato en grafito dibujado a los trece años. El dibujo no sólo demuestra que era un prodigio, sino también que estaba convencido de que su aspecto era asombroso e inolvidable (...) Todos sus autorretratros revelan un sentimiento de orgullo. Se diría que la mirada del genio que él mismo percibe en sus ojos es un elemento más de la obra maestra que se ha propuesto crear en cada caso. En esto, sus autorretratos son la antítesis de los de Rembrandt.

DURERO A LOS TRECE AÑOS

¿Por qué se pinta un hombre a sí mismo? Uno de los motivos, entre muchos, es el mismo que lleva a cualquier persona a querer que la retraten. Para producir pruebas, unas pruebas que seguramente le sobrevivivan, de que ha existido. Su mirada permanece ; y el doble sentido de la palabra inglesa "look", que significa tanto "aspecto" como "mirada", sugiere el misterio o el enigma contenido en esta idea.


John Berger acerca de Alberto Durero
(los dos párrafos corresponden a Berger)