15 diciembre, 2008

Por qué regalar libros...



Llegamos a fin de año y, como se avecina el tiempo de los brindis, de los balances y de los regalos, con los demás integrantes de La Compañía (la pequeña editorial independiente donde hago las veces de director literario) resolvimos pedirle a alguna gente que nos ayudara a pensar por qué regalar un libro de La Compañía (o más de uno) en estas fiestas (o en cualquier fecha).


Esto es lo que dijeron:


Porque hay vida (y belleza) más allá del mercado

Porque detrás de los libros hay libros: los borradores de Chéjov, los sueños de Nabokov, la cándida acidez de Austen y las chicas inglesas.

Porque siempre vale la pena regalar algo que te puede cambiar la vida.

Jorge Lanata



Porque regalar un libro es un acto de amor que requiere dedicación y pensar en el otro. Y si el libro es de la Compañía, no hay error posible: el catálogo es excelente tanto en narrativa como en ensayo. Gracias a ellos descubrí a William Goyen, un autor maravilloso para leer y disfrutar.

Natu Poblet



Porque siempre he creído que no hay nada mejor para el verano que proveerse de un buen libro. Y es igualmente bueno regalarlo: evita la tontería de los objetitos estúpidos y crea una relación: el que lo regala piensa que su destinatario es un semejante y no hay nada comparable a la alegría que eso despierta.

Porque los libros que editó este año La Compañía, en un desafío, son como para desencadenar oleadas de placer de lectura.

Porque Jane Austen, con esa mezcla de contenido erotismo e inteligencia narrativa, no sólo muestra en Lady Susan algo de la problemática cultura victoriana sino que pone a la pasión amorosa en un primer plano, mujeres sensibles que se pueden poner muy duras, desengaños que hacen aprender en una prosa desprejuiciada y envolvente.

Porque, en el caso del Cuaderno de notas de Antón Chéjov, es emocionante encontrarse con una prosa de rara melancolía y de profunda investigación sobre lo que podemos llamar el “alma humana”. Chéjov siempre vive: tenue, sutil, inteligente, doloroso. Leerlo es quedarse tomado, contagia su felicidad de la tristeza.

Noé Jitrik



Porque los libros te abren la cabeza.

Porque desarrollan tu imaginario.

Porque te hacen más rico como persona.

Porque te acompañan como nada cuando estás solo.

Porque llenan espacios para que la ansiedad no te devore.

Porque no hay que enchufarlos ni llamar al service.

Porque se pueden llevar a la cama.

Porque son bellos.

León Gieco


www.editoriallacompania.com


4 comentarios:

Coco Luppi dijo...

Porque porque no regalarlos?

Eduardo Berti dijo...

Sí, Coco, podríamos hacer una publicidad tipo Benson & Hedges, con las desventajas de nuestros libros. O incluso hacer un texto en torno a "Por qué robar libros...", no?

Coco Luppi dijo...

ok, algunas desventajas de leer libros:
- pueden alienarnos, hacernos construir una realidad paralela carente de objetividad;
- podemos creer que nos ayudan a vivir,si no tenemos en claro que no se vive leyendo, que no se puede hablar con otra persona mientras estamos leyendo;
- en la adolescencia, nos pueden hacer creer que es más importante leerlos que estar con una chica;
- Al ser proporcinalmente poca la cantidad de gente que lee, puede que nos transformemos en inadaptados o en unos arrogantes despreciables;
En cuanto a lo de robar libros, yo no lo aconsejaría ni siquiera en tono de humor, habida cuenta de los tiempos que corren.
Saludos.

Eduardo Berti dijo...

Sí, mejor no robemos nada!
Un saludo!