15 octubre, 2008

Viejos truhanes

Citaba ayer, en este blog, algunas anécdotas que narra Al-Yahiz en su “Libro de los avaros”, antiguo clásico de la literatura árabe.

En el mismo libro se ofrece, asimismo, una suerte de “catálogo de truhanes”: una clasificación de los diferentes personajes avaros y/o estafadores que podía uno cruzarse allá por el siglo IX en el mundo árabe.

Algunos ejemplos:

MJTRANI
“Te sale al paso vestido de ermitaño, haciendo notar que el jefe de una secta le cortó la raís de la lengua; después abre la boca como se hace para bostezar y no se le ve la lengua por ningún lado, aunque en realidad la tiene y es enorme”

QARASI
“Se venda una pantorrilla o un brazo apretando mucho y así pasa una noche; al estrangular la circulación sanguínea la pierna queda como tumefacta, entonces él la unta con jabón, sangre de culebra y manteca, y la faja con un emplasto de tela hecha jirones; después destapa una parte de todo ello, de modo que quien lo veo no tiene la menor duda
de eso es gangrena o algo parecido”

FILAWR
“Truca sus testículos para hacerte creer que está herniado o para fingir que tiene cancer, llagas o úlceras”.

MUSAIB
“Su ocupación es deformar a niños recién nacidos, cegándolos, tulléndolos o mancándolos, para que la familia los emplee a la hora de pedir limosna. A veces son los propios padres quienes llevan a cabo esta operación, y se sirven de su hijo o lo alquilan a un precio determinado. A veces los alquilan a personas que viajan a mendigar a Africa, siempre que sean pesonas de confianza; de lo contrario, solicitan un aval por los niños y por el alquiler”