06 octubre, 2008

Arreola


Lo mejor de Juan José Arreola se da en su prosa breve. En los textos cortos de "Bestiario", "Confabulario", "Palindroma" y "Varia invención", condensando para potenciar su capacidad de manifestación (formal, rítmica, imaginativa, gnómica, simbólica), Arreola alcanza su máxima calidad literaria. Esa brevedad, labrada por un artífice de la lengua, compuesta por un diestro manipulador del artilugio retórico, contiene todo lo necesario para dar al texto pleno acabamiento y algo más, algo más de significativo. Tiene todo para concitar en el lector, por contagio o seducción irresistibles, el gozo verbal, el transporte fantasioso, el acicate sensual, el sacudón incitante del ingenio, la chispa irreverente del humor, un contacto estremecido con lo medularmente humano. De todo hay en esta comedia del arte menos la naturalidad, menos la literalidad, menos una toma directa y cruda sobre lo real. Con la inventiva de Arreola entramos en un teatro de variedades donde estratagemas y trampantojos se ponen en feliz combinación. Todos los ardides de eficaz ilusionismo funcionan aquí para escenificar el más variado repertorio de fábulas representadas por el más diverso reparto de personajes. Todo emplazamiento, todo argumento, todo lugar y todo tiempo intervienen en este espectáculo prodigioso, tan vasto y tan diverso como el disparatado mundo. En la archiliteraria escritura de Arreola, el mundo está tamizado por el arte de la palabra, pasado por el filtro de la armonía imitativa. Traslado, fingimiento, artificio, este trato no da facsímil sino ornado, galano simulacro.


Fragmento de un texto de Saúl Yurkievich consagrado a Juan José Arreola

1 comentario:

Gustavo Valle dijo...

Recuerdo haber leído El guardagujas en un curso con Guillermo Sucre, paladeando cada línea, sin apuros... con Sucre aprendí a leer lentamente, y Arreola fue una de nuestras maravillosas víctimas. Menciono esto de Sucre, pues siempre he visto puentes entre su manera de hacer crítica y la de Yurkievich. Dos grandes, sin duda.
Saludos.