03 agosto, 2008

Hombres y perros

Hablamos de hombres que tienen perros, pero podríamos hablar más expresamente de perros que tienen hombres. Conozco un dogo en una humilde esquina de Hammersmith que tiene un hombre. Lo tiene en un patio y lo obliga a concurrir a las tabernas y a apostar por él, a apoyarse en los postes y mirarlo, a ignorar su trabajo; y lo mantiene bajo rígida coacción. Otra vez conocí a un foxterrier que tenía un caballero: un señor educado en Oxford, nada menos. El perro tenía al señor sólo para su glorificación, y el señor no hablaba de otra cosa que no fuera su foxterrier.


Charles Dickens: “Barrios humildes”

3 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Milú, por ejemplo, tenía a Tintín como atracción a cada país que lo llevaba.

Anónimo dijo...

CUANTOS CUENTOS DE PERROS HAY EN LA LITERATURA ARGENTINA,NO RECUERDO...BAH SI UNO DE MEMPO GARDINELLI ,ALGUNO OTRO MÁS? EDU?

MANUEL.SAN JUAN.

JE,TAMBÍEN LA ESCENA DE SARAMAGO Y LA LAMIDA DE LÁGRIMAS..

Eduardo Berti dijo...

Sí, señor