27 agosto, 2008

Aquel papado de armiño…


La Asociación Italiana para la Defensa de los Animales y el Ambiente (Aidaa) comenzó a recolectar firmas para pedirle a Benedicto XVI que renuncie a la estola de armiño, "que nada tiene que ver con los paramentos sagrados, en el respeto de la vida en todas sus formas y para recordar que también los animales son criaturas de Dios", según puede leerse en la carta abierta al Papa.

La campaña "Papa sin armiño" comenzó el 21 de julio pasado y hasta la fecha logró cosechar más de 2500 firmas. El objetivo de la asociación es alcanzar 10.000 firmas antes del 30 de septiembre próximo. Y también convencer al Papa de que abandone la estola roja (de raso en verano, y de terciopelo en invierno), así como el antiguo camauro, el gorro también rojo, ambos bordados con piel de armiño, que suele utilizar para no enfriarse.

Amante de las tradiciones, Joseph Ratzinger sacó del arcón estas dos prendas que se remontan al siglo XV, que Juan Pablo II jamás utilizó, y que pudieron verse hasta la época de Juan XXIII, el "papa bueno".

"¿No hay batallas más importantes que hacer?", se preguntó, molesto, el cardenal Andrea Cordero di Montezemolo. "Está bien defender los armiños, pero hay criaturas humanas que se merecerían una defensa prioritaria", agregó al Corriere della Sera.


(Extracto de La Nacion, Argentina, Jueves 14 de agosto de 2008. Texto de Elisabetta Piqué, corresponsal en Italia)




Aquel tapado de armiño,

todo forrado en lamé,

que tu cuerpito abrigaba

al salir del cabaret.

Cuando pasaste a mi lado,

prendida a aquel gigoló,

aquel tapado de armiño

¡cuánta pena me causó!

¿Te acordás?, era el momento

culminante del cariño;

me encontraba yo sin vento,

vos amabas el armiño.

Cuántas veces tiritando,

los dos junto a la vidriera,

me decías suspirando:

¡Ay, amor, si vos pudieras!

Y yo con mil sacrificios

te lo pude al fin comprar,

mangué a amigos y usureros

y estuve un mes sin fumar.

Aquel tapado de armiño

todo forrado en lamé,

que tu cuerpito abrigaba

al salir del cabaret.

Me resultó, al fin y al cabo,

más durable que tu amor:

el tapado lo estoy pagando

y tu amor ya se apagó.

"Aquel tapado de armiño" (tango, 1929. Delfino-Romero)

1 comentario:

Aina dijo...

Hola de nuevo,

Después de unas vacaciones me encuentro con un post en defensa de los animales... Me parece estupendo, dónde hay que firmar? Aunque no le quito razón al Cardenal con el tema de las personas que requieren protección.

Un saludo,

Aina.

PD: Precioso el tango ;)