18 junio, 2008

Padre e hijo

Por Eduardo Berti

La ruptura generacional fue una de los temas centrales de la “cultura rock”. En este contexto debe verse la canción “Father and son” (1970), donde Cat Stevens (que hoy se hace llamar Yusuf Islam) escenificó una discusión entre un joven y su padre. Por su estructura fue una canción diferente: Stevens adoptaba las voces de uno y otro (grave la del padre, aguda la del hijo), alternándolas en un diálogo, sólo que el padre le habla al hijo y el hijo a un público de su misma edad. El argumento del padre es que “no es hora de cambiar”; el hijo se lamenta porque “desde que fui capaz de hablar, se me ordenó escuchar”.

Stevens incluyó la canción en su álbum "Tea for the Tillerman" y la bautizó igual que una novela publicada en 1907 por el poeta y crítico de arte Edmund Gosse, británico como él. Nada demuestra que Stevens conociera este “estudio de dos personalidades”, como define Gosse su libro y sus personajes centrales: uno, “nacido para viajar al pasado”, otro, “empujado al futuro”.



Edmund Gosse

Amigo de Stevenson y Henry James, Gosse fue hijo de un famoso zoólogo al que Borges alude en un ensayo de Otras inquisiciones. Cuando Darwin publicó El origen de las especies, Gosse padre intentó una reconcilación entre la ciencia y la Biblia y plasmó una teoría “fanática” donde sostenía, a grandes rasgos, que Dios había creado los fósiles a modo de desafío: ocultándolos en las piedras para que el hombre los encontrase. No sorprende que la educación de Edmund fuera muy religiosa. El padre era miembro de los Hermanos de Plymouth, quienes pregonaban volver a ideales y prácticas de la iglesia primitiva. El hijo tenía prohibido leer obras de ficción o jugar con otros niños. Muchas actividades eran tabú “porque podían acaso conducir a un pecado”. A lo largo de la novela Edmund descubre que su padre no es infalible. Al final decide no formar parte de los Hermanos de Plymouth.

Tanto Gosse como Stevens adoptan el punto de vista del hijo. Con el tiempo, paradójicamente, Stevens fue pareciéndose más al padre de la novela de Gosse que al hijo. Cuenta le leyenda que estaba bañándose en Malibú cuando la marea lo arrastró mar adentro. A punto ahogarse, le ofreció su carrera a Dios si éste lo salvaba. En 1989, ya convertido al islamismo, Yusuf Islam apareció apoyando la condena a muerte a Salman Rushdie. Después se encargó de desdecirse y de marcar distancias con el fundamentalismo islámico. Al hacerlo, bien podría haber citado una idea central de la novela de Gosse: que “toda religión entendida de manera violenta divide a los hombres”, “alienta un ignorante espíritu de condena” e “inventa pecados donde no los hay”.


(Artículo publicado en el último número de la revista argentina “Lamujerdemivida", que afortunadamente ha vuelto a editarse tras una pausa)

http://www.lamujerdemivida.com.ar/

No hay comentarios: