27 junio, 2008

La verdad sobre Mestra


El griego Palaifatos, que al parecer vivió en la segunda mitad del siglo IV antes de Cristo, escribió un curioso libro llamado “Peri Apiston” (algo así como “Historias increíbles”, según dicen los entendidos). En este libro, Palaifatos se dedicaba a dar explicaciones racionales a todos los mitos que corrían en su tierra desde tiempos inmemoriales.

Como bien afirma Ugo Bratelli en un prólogo al “Peri Apiston”, el procedimiento de Palaifatos es casi siempre el mismo: primero presenta la leyenda o el mito que todo el mundo conoce, después declara que esa historia es absurda e inverosímil, y por último propone su propia version o interpretación, que pretende ser la historia tal como ocurrió realmente.

He aquí un ejemplo de la “narrativa demitificadora” de Palaifatos:


Se asegura que Mestra, hija de Eresictón, cambiaba de aspecto cuando así lo deseaba. La historia causa gracia. ¿Quién puede juzgar verosímil que una muchacha se vuelva vaca y después perro o pájaro? La verdad es otra. Un hombre, Eresictón, se hallaba en plena miseria por haber dilapidado sus bienes. No obstante, tenía una hija de enorme belleza. Se llamaba Mestra. Quien la veía, caía enamorado de ella. En esos tiempos, los hombres que deseaban casarse no proponían dinero sino objetos: un caballo, un cordero, una vaca, en fin, todo cuanto Mestra y su padre deseaban. Es así como se originó el mito.


(Traducido del francés por Eduardo Berti)

1 comentario:

Esteban Dublín dijo...

¡Mierda de nuevo! ¡¿Por qué no se me ocurrió a mí?!