30 noviembre, 2007

Una teoría del amor


Andrés divagaba, lo que era un gran placer, en la tienda de Lulú. Ella le oía sonriente, haciendo de cuando en cuando alguna objeción. Le llamaba siempre, en burla, don Andrés.

-Tengo una pequeña teoría acerca del amor –le dijo un día él.

-Acerca del amor debería usted tener una teoría grande -repuso burlonamente Lulú.

-Pues no la tengo. He encontrado que en el amor, como en la medicina de hace ochenta años, hay dos procedimientos: la alopatía y la homeopatía.

-Explíquese usted claro, don Andrés –replicó ella con severidad.

-Me explicaré. La alopatía amorosa está basada en la neutralización. Los contrarios se curan con los contrarios. Por este principio, el hombre pequeño busca mujer grande; el rubio, mujer morena, y el morocho, rubia. Este procedimiento es el procedimiento de los tímidos, que desconfían de sí mismos… El otro procedimiento…

-Vamos a ver el otro procedimiento.

-El otro procedimiento es el homeopático. Los semejantes se curan con los semejantes. Este es el sistema de los satisfechos de su físico. El moreno con la morena, el rubio con la rubia. De manera que, si mi teoría es cierta, servirá para conocer a la gente.

-¿Sí?

-Sí. Si ve un hombre gordo, moreno y chato, al lado de una mujer gorda, morena y chata, pues es un hombre petulante y seguro de sí mismo; pero si el hombre gordo, moreno y chato tiene una mujer flaca, rubia y nariguda, es que no tiene confianza en su tipo ni en la forma de su nariz.~


Pío Baroja, "El árbol de la ciencia" (1911).

1 comentario:

Anónimo dijo...

I guess you may want to put a twitter button to your site. I just marked down this blog, although I must make it manually. Simply my advice.