26 septiembre, 2007

Cuentos y noticias


Por Eduardo Berti



En mi entrada del 11 de septiembre hice alusión a las “Nouvelles en trois lignes” (Cuentos o noticias en tres líneas) del francés Felix Fénéon. No es el único caso, conviene aclarar, en que el estilo o la jerga del periodismo sirven como vehículo para contar una historia.

Muchos autores de cuentos breves o hiperbreves han empleado este mismo recurso. Al fin y al cabo, las palabras “novella” y “nouvelle” provienen de novedad o noticia.

El poeta Paul Leautéaud (cuya obra más leída en la actualidad son sus diarios, publicados póstumamente) publicó en vida un libro llamado Passe-temps, con pequeñas prosas que hacen pensar en Fénéon:

Atropellaron al gato de una hotelera en la rue Christine cuando éste estaba absorto en el acecho de una rata. Apenada, la hotelera dijo: «ha muerto con honor».


En casi todos los textos de El imitador de voces, del austríaco Thomas Bernhard (libro publicado en 1978, once años antes de la muerte de Bernhard), tras los “casos” presentados subyace un tono claramente periodístico (o de crónica), aunque salpicado de repeticiones y puesto al servicio de esas frases largas, envolventes, típicas de su autor:

El imitador de voces, que ayer por la tarde fue huésped de la Asociación de Cirujanos, se mostró dispuesto, después de su representación en el Palais Pallavicini, al que lo había invitado la Asociación de Cirujanos, a ir con nosotros a Kahlenberg, para allí, donde tenemos una casa siempre abierta a todos los artistas, exhibirnos también su arte, naturalmente a cambio de unos honorarios. Rogamos al imitador de voces, que procedía de Oxford, Inglaterra, pero había ido al colegio de Landhurst y había sido en otro tiempo armero de Berchtesgaden, que no se repitiera en el Kahlenberg, sino que nos representara algo totalmente distinto de lo de la Asociación de Cirujanos, es decir, que imitase en el Kahlenberg voces totalmente distintas de las del Palais Pallavicini, lo que nos prometió a nosotros, que habíamos estado entusiasmados con el programa que presentó en el Palais Pallavichini. Realmente, el imitador de voces nos imitó en el Hahlenberg voces totalmente distintas, más o menos famosas, de las de la Asociación de Cirujanos. Pudimos formular también deseos, que el imitador de voces satisfizo con la mejor voluntad. Con todo, cuando le propusimos que, para terminar, imitase su propia voz, nos dijo que eso no sabía hacerlo.


También abundan los ejemplos en la tradición del microrrelato latinoamericano. En cuentos de claros rasgos periodísticos como “Flash”, “De l’Osservatore” o “Alarma para el año 2000” , los tres del mexicano Juan José Arreola, estamos ante una abierta parodia, así como en ciertos fragmentos de Un tal Lucas de Julio Cortázar, incluidos en la sección bautizada “Vidas de artistos”:


El timbalero Alcides Radaelli aprovechaba los poemas sinfónicos de Richard Strauss para enviar mensajes en Morse a su novia, abonada al superpúlman, izquierda ocho.

Un telegrafista del Ejército, presente en el concierto por haberse suspendido el box en el Luna Park a causa del duelo familiar de uno de los contendientes, descifró con gran estupefacción la siguiente frase que brotaba a la mitad de Así hablaba Zaratustra: "¿Vas mejor de la urticaria, Cuca?".


Lo mismo ocurre, también, en el cuentito “Tortuga y Aquiles”, de Augusto Monterroso, donde se combinan la intertextualidad con la forma periodística:


Por fin, según el cable, la semana pasada la Tortuga llegó a la meta.

En rueda de prensa declaró modestamente que siempre temió perder, pues su contrincante le pisó todo el tiempo los talones.

En efecto, una diezmiltrillonésima de segundo después, como una flecha y maldiciendo a Zenón de Elea, llegó Aquiles.


La parodia de la jerga periodística permite, a mi entender, un contraste interesante: se logra desviar un lenguaje estandarizado (uno de los lenguajes por excelencia de la repetición realista) para pergeñar una especie de periodismo artificioso puesto a contar hechos excepcionales, si no fantásticos o insólitos.~

No hay comentarios: