19 septiembre, 2007

Cinco libros : Miguel Vitagliano


Estoy pidiéndole a diversos escritores y artistas que recomienden cinco libros de ficción a los lectores de este blog y por qué no, de paso, al autor del mismo. No se trata, para nada, de un ránking ni mucho menos de una lista canónica. Se trata, más bien, de cinco libros que repentinamente ellos quieran proponer y compartir con los demás.


El voto de Miguel Vitagliano:


Querido Eduardo:
Elegí los cinco libros que siguen porque considero que tienen la cualidad de invitarnos a armar constelaciones de lecturas. ¿Constelaciones de lecturas? Libros-pasaporte, libros que llevan a otros, libros que dan vuelta y hacen dar vuelta.
No todos los libros permiten armar constelaciones, algunos apenas iluminan a la distancia, otros se apagan al terminar de leerlos, y, por supuesto, también están aquellos que se tragan el cielo.
Los cinco son:


Un coeur simple, de Gustave Flaubert

Viajes, de Domingo F. Sarmiento

Obra Completa, de Oliverio Girondo

Conversaciones con Trujillo, de Graham Greene

La novela luminosa, de Mario Levrero.


Desde luego que Un Coeur Simple de Flaubert se traga todo el cielo, pero, durante el tiempo que dura la lectura, prefiere hacer de cuenta que la felicidad es algo más que el nombre de un personaje. Flaubert reunió en el relato evidentes elementos para que el lector estalle a carcajadas y que, aun con eso a cuestas, ni siquiera se anime a una mueca. Esa es la provocación de Flaubert, no menos admirable que su maestría para confundir al lector en las primeras líneas acerca de la ambigüedad de quién será la protagonista del relato; para provocar al lector que da por sentado que una sirvienta no resultaría merecedora de una atención semejante. O la manera en que construye los encadenamientos temporales al iniciar ciertos párrafos, recurriendo a destacados hiperbatones para que nadie olvide de que allí hay alguien que escribe y que el mundo no está escrito.

Los Viajes de Sarmiento son la puesta en escena de la gran máquina de un lector: transforma lo que lee en realidades y las realidades en novelas. Basta comprobarlo disfrutando las páginas en que Sarmiento recuerda a Robinson Crusoe mientras se acerca a “su isla”, o cuando analiza la realidad cultural e histórica de España valiéndose de El Quijote. Es la novela testimonial de Sarmiento.


Obra completa de Oliverio Girondo. Otra lengua para la literatura Argentina. Un río subterráneo que recorre toda la literatura. Una poesía que nunca termina. Una poesía que siempre está en falta, una poesía incorrecta. A principios de los ochenta, cuando el volumen Obra Completa de Girondo de Editorial Losada era inhallable, fotocopié todo el libro, corté las páginas y me armé dos volúmenes. Ahora tengo esos dos volúmenes y también la reedición de Losada, y releo las poemas saltando de un libro a otro.

Conversaciones con Trujillo de G. Greene. A la largo de toda su producción novelística, Greene escribió cuatro novelas ambientadas en América Latina -El cónsul honorario, El poder y la gloria, Viajes con mi tía y Nuestro hombre en La Habana- y pensaba escribir una quinta a partir de su amistad con el presidente de Panamá. Conversaciones con Trujillo podría ser leído como la historia de la novela que no fue, pero también, y por sobre todo, como la exposición de los fundamentos que hacen o no posible a una novela. Es la novela más perfecta de Greene sobre Latinoamérica, aunque se trate de la novela que no escribió.

La novela luminosa de Mario Levrero. Publicada póstumamente, en 2005, esta novela es una invitación para dejar de encontrarse tanto en todas partes y perderse de una vez. He comenzado a leerla hace unos días y no pienso terminarla, al menos hasta que encuentre otro libro de Levrero. La semana pasada, en una noche de desvelo, leí La ciudad, su primera novela, publicada en 1970, y tuve la sensación de que Kafka escribía en rioplatense.



Miguel Vitagliano (escritor argentino) publicó, entre otros libros, el ensayo Lecturas críticas sobre la narrativa argentina y las novelas Posdata para las flores, El niño perro, Los ojos así (premio Anna-Seghers, Berlín, 1996) Cielo suelto y La educación de los sentidos.

4 comentarios:

ELT dijo...

No entiendo que tiene de pasaporte/constelación los Viajes de Sarmiento. A veces, es preferible pecar de poco original, no sé, pienso que Facundo es casi una supernova, al menos para Argentina. Y Viajes, en fin, Viajes me parece un agujero negro.

Gallega dijo...

Hermosa y fecunda idea la de libros-pasaporte, exhiben los sellos/las marcas de otras textualidades transitadas.

Gallega dijo...

Hermosa y fecunda idea la de libros-pasaporte que exhiben los sellos/las marcas de otras textualidades transitadas.

roberto nadaud. dijo...

hubo Corazones simples en la niñez? en afortunada añoranza entonces tu pena se mece.